Ir al contenido principal

LA DESAPARICIÓN DEL EMBAJADOR ABD-EL-SELAM LENDIE. OCTUBRE DE 1909.


En octubre de 1909 la guerra contra las cabilas de Guelaya estaba entrando en una fase de parálisis por lo que se pusieron en marcha iniciativas para alcanzar la paz. Una de estas iniciativas vino desde el Sultán de Marruecos que organizó una embajada que debía iniciar negociaciones con los líderes de Guelaya para el cese de las hostilidades con España.
La embajada estaba encabezada por El Bachir Ben Sej Hach, un hombre conocido en la región ya que mandó las tropas que lucharon contra El Roghi, destacándose en la defensa de la alcazaba de Farhana. Como hombre de confianza llevaba a Abd-El-Selam Lendie, encargado de la documentación y  de los 20.000 duros asignados a la embajada para gastos y gestiones en Guelaya. Junto a los dos embajadores viajarían a Melilla  sus secretarios, ayudantes, criados y familiares. Todo el grupo se concentró en Tánger para su traslado a bordo de buques españoles.




El Bachir, Lendie y un pequeño grupo de familiares y criados embarcaron el jueves 21 de octubre en el cañonero Álvaro de Bazán que salió esa misma tarde con rumbo a Melilla. El Bachir ocupó la cámara del comandante y el resto fue acomodado en el toldilla donde se había habilitado un espacio cubierto con toldos. El resto de la embajada haría el viaje en el transporte Almirante Lobo. El cañonero Álvaro de Bazán había entrado en servicio en el año 1907. Tenía 72 metros de eslora y 8,25 de manga pudiendo alcanzar una velocidad de 17 nudos. Su tripulación la componían 125 hombres al mando del capitán de fragata Baldomero Sánchez de León. Su armamento lo componían 8 cañones de tiro rápido Nordenfelt y dos ametralladoras de 7mm. 
El cañonero salió con tiempo de levante que fue arreciando hasta convertirse en un violento temporal de tal manera que llegando a las inmediaciones del cabo Tres Forcas y ante la imposibilidad de seguir hasta Melilla, el comandante, tras oír a sus oficiales, decidió dar la vuelta para poner popa al temporal e intentar llegar a la bahía de Algeciras o Ceuta en busca de resguardo.


EL BACHIR BEN-SEJ-HACH

El temporal fue en aumento y una gran ola barrió la popa arrastrando al mar al embajador Abd-El-Selam que, según dijeron, se encontraba mareado y no pudo agarrarse a nada para mantenerse abordo. Se dió la voz de "hombre al agua" y se le arrojó un aro salvavidas pero el comandante del buque consideró que el estado de la mar le impediría revirar con seguridad para intentar recoger al naufrago por lo que Abd-El-Selam quedo abandonado a su suerte, perdiéndose de vista entre las olas.
Con su desaparición también desaparecieron los 20.000 duros de la asignación de la embajada que se creyó que llevaba encima cuando cayó al mar.
El Álvaro de Bazán pudo arribar a Ceuta y el domingo siguiente, día 24, volvió a salir rumbo a Melilla donde fondeó el lunes 25.  El cuerpo de Abd-El-Selam Lendie apareció unos días después en la costa a poniente de Tres Forcas pero de los 20.000 duros nunca más se supo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …