Ir al contenido principal

EL ATAQUE AL STEAM SHIP WOODFIELD. NOVIEMBRE DE 1915

A primeros de noviembre de 1915, la Primera Guerra Mundial llegó al Mar de Alborán cuando el submarino  alemán U-38 al mando de Max Valentiner inició un crucero de combate en estas aguas que se habían convertido en un estratégico lugar de paso de buques que aprovisionaban tanto a Italia que había entrado en guerra unos meses antes como a las tropas aliadas desembarcadas en abril en la península de Gallípoli. 
Siendo las ocho y media de la mañana del 3 de noviembre, el U-38 divisó al vapor inglés Woodfield a unas 30 millas al noroeste de Alhucemas. Inmediatamente el submarino inició la cacería del buque mercante. 
El U-38 era un submarino alemán de alta mar. Su eslora era de 64,7 metros y su manga de 6,32 metros. Su propulsión se la daban dos motores diésel para navegar en superficie y dos motores eléctricos para navegar sumergido. Podía alcanzar una velocidad máxima en superficie de unos 16,5 nudos y bastante menos sumergido por lo que solían seguir a sus presas en superficie. Su armamento lo componían dos tubos lanzatorpedos a proa y otros dos a popa con una dotación de seis torpedos. Iba provisto  de un cañón de 105 mm que era su arma más utilizada. La tripulación la componían 39 personas entre oficiales, suboficiales y marinería.


EL WOODFIELD

El S.S. Woodfield era un vapor construido en 1905 de 3584 TRB con 106 metros de eslora y 15 de manga. Su tripulación era de 32 hombres y llevaba embarcados 30 soldados al mando de un oficial. Disponía de un cañón de pequeño calibre como defensa. Viajaba hacia Salónica con un cargamento de camiones y pertrechos militares.
Al percatarse de la aparición del submarino alemán, el Woodfield metió máquina para intentar huir y contestó con su cañón a los disparos del submarino que al tener mayor alcance acertó en el vapor sin sufrir daños propios. Ante esta situación y tras sufrir muertos y heridos entre sus hombres, el capitán del vapor se rindió.
Los alemanes permitieron que los supervivientes abandonaran el buque en los botes salvavidas y posteriormente hundieron el vapor a cañonazos.



SUPERVIVIENTES DEL WOODFIELD EN MALAGA

Los botes del Woodfield se separaron en su boga en busca de tierra. Un bote arribó al Peñón de Alhucemas ese misma noche y horas mas tarde dos botes  alcanzaron el Peñón de Vélez, siendo los náufragos, algunos heridos, atendidos por la guarnición y el vecindario de dichos enclaves españoles. Al final se contabilizaron siete muertos y un desaparecido entre la tripulación del Woodfield.
Estos supervivientes fueron internados en Melilla durante un tiempo y posteriormente los trasladaron a Málaga, quedando internados en el cuartel de Capuchinos hasta que a primeros de febrero de 1916 pudieron acceder a Gibraltar desde donde volvieron a Inglaterra.



SUBMARINO ALEMÁN DEL TIPO DEL U-38.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …