Ir al contenido principal

EL NAUFRAGIO DEL FALUCHO LUMA.

Con la apertura del canal artificial de comunicación entre la Mar Chica y el Mediterráneo en 1910, se estableció un tráfico comercial entre Melilla y Nador, principal asentamiento español en las márgenes de dicha albufera.
Este comercio se llevó a cabo por pequeñas embarcaciones tanto de vela como laudes, cárabos o faluchos como lanchas motoras que se veían obligadas a sortear las cambiantes barras y bancos de arena que las fuertes corrientes y los temporales iban creando en las inmediaciones del canal de entrada que acabó cerrándose al cabo de los años y hubo que volver a dragar. 
       
             
                                    
Una de las embarcaciones que se dedicaban a este tráfico entre Melilla y Nador era el Luma. El Luma era un falucho de 16 toneladas de porte provisto de un motor de 25cv capaz de alcanzar una velocidad de 9 nudos. Tenía bandera del Protectorado y matricula en el puerto de Nador. Su tripulación la componían el patró, Antonio Seguí, y el mecánico, Agustín Gil. Si era necesario contrataban a algún marinero marroquí para ayudarles. La embarcación estaba consignada por los hijos de Luis Irrisarri para transportar vino a Nador. 
Anteriormente este falucho se llamó San Antonio y se había dedicado al cabotaje entre Melilla, Villa Sanjurjo y Ghazaouet.  


                           

En su último viaje, el Luma salió  de Nador hacia Melilla a primera hora de la tarde del 31 de diciembre de 1930. Cruzó el canal de la Mar Chica sobre las cinco de la tarde pero embarrancando en una de los bancos de arena de la zona donde perdieron la barca auxiliar que llevaban a remolque. Tras   lograr librar el banco de arena, pusieron rumbo a Melilla intentando poner popa al levante que empezaba a arreciar. Ya no se les volvió a ver.
Los restos del Luma aparecieron con la quilla al aire dos días después en las cercanías del puerto de Melilla mientras que los cadáveres del patrón, el mecánico y un marinero que contrataron para ese viaje fueron recuperándose por embarcaciones de Melilla en días sucesivos. Nunca se determinaron las causas exactas del naufragio.
Antonio Seguí que era viudo, dejó a tres hijos de 11;9  y 3 años de edad mientras que Agustín Gil dejo viuda.




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …