Ir al contenido principal

EL BUQUE ESCUELA GALATEA EN MELILLA.


Hace ahora ochenta y cinco años que el  Galatea arribó a nuestra ciudad en uno de sus primeros cruceros de instrucción como buque escuela de los aprendices de marineros especialistas de la Armada Española.
El Galatea fue construido en 1896 en Escocia  y aparejado como brickbarca. Recibió  el nombre de Glenlee  y estuvo  dedicarlo al transporte de grano entre Gran Bretaña y Australia y Nueva Zelanda. En 1919 fue adquirido por una naviera italiana que lo transformó en motovelero y lo renombró como Clarastella. 
Finalmente fue adquirido por la Armada Española en 1922 como buque escuela para guardamarinas por lo que tuvo que someterse a profundas transformaciones que no finalizaron hasta 1925, año en que realizó su primer crucero de instrucción.
Realizó esta función hasta que fue reemplazado por el Juan Sebastián Elcano en 1928, pasando el Galatea a buque escuela de aprendices de marinero especialista y, posteriormente, de suboficiales de la Armada.

EL GALATEA CON LAS VELAS AL VIENTO

El crucero en el que recalaría en Melilla comenzó en Ferrol el 15 de abril. El Galatea estaba mandado por el capitán de fragata Ramón Alvargonzález con una tripulación de 120 marinos y 383 aprendices de marinero especialista. A nuestra ciudad arribó a mediodía del jueves 4 de julio de 1929.
En la maniobra de atraque se produjo el extraño suceso protagonizado por un hombre, al parecer con sus facultades mentales mermadas, que se arrojó al mar con uno de sus hijos de corta edad en brazos. Padre e hijo pudieron ser rescatados y el caso no tuvo trágicas consecuencias.
El viernes por la noche los oficiales, aprendices y tripulación del Galatea fueron invitados de honor en una velada teatral celebrada en el teatro Reina Victoria y en la que la compañía de Carmen Gámez interpretó la comedia de los hermanos Álvarez Quintero "La boda de Quinita Flores". Esto fue el preludio del maratón de actividades que les tenían preparados para el fin de semana.


EL PUERTO DE MELILLA DURANTE LOS AÑOS TREINTA.


El sábado de mañana, los aprendices de marinero especialista salieron en columna de marcha hasta Yazinen, donde fueron obsequiados con refrescos por la Junta Municipal. La vuelta a Melilla la hicieron en autobuses que los dejó en las inmediaciones de la Comandancia General ya que tuvieron que desfilar frente al Comandante General, continuando por la Avenida hasta el puerto.
Terminado el desfile, los oficiales del buque marcharon en coches puestos a su disposición por la Junta Municipal hasta el Muluya para visitar el puente internacional que se estaba terminando de construir. Posteriormente fueron al cuartel de Regulares de Segangan donde fueron agasajados para volver a Melilla bordeando el Gurugú para disfrutar de paisaje.
El domingo se organizó una misa en el Galatea a la que fueron invitadas las autoridades civiles y militares con sus familias. Tras la misa se sirvió un "lunch" y hubo baile. El acto fue aprovechado por Cándido Lobera para repartir entradas entre la tripulación y aprendices para la novillada que se celebró esa tarde en la antigua plaza de toros. Terminada esta, los tripulantes del Galatea debieron de aligerar el paso para volver al buque porque a las ocho de la tarde se inició la maniobra de salida del puerto. Nada más soltar amarras, se izó todo el velamen poniendo rumbo hacia las Baleares, siguiente punto de recalada en el crucero de instrucción.
El Galatea continuó navegando hasta los años cincuenta, quedando como pontón en Ferrol hasta su baja de  la Armada en 1982. El buque estuvo a punto de perderse totalmente por el abandono que sufrió hasta que fue comprado por un consorcio escocés para restaurarlo y exponerlo en el museo marítimo de Glasgow con su nombre original de Glenlee.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …