Ir al contenido principal

MELILLA Y LOS SERVICIOS MANCOMUNADOS DE CABOTAJE.

Hoy en día nos escandalizamos ante la negativa  de las navieras a pujar por el contrato de transporte marítimo entre Melilla y la Península pero las navieras siempre han intentado organizar el mercado de fletes a su conveniencia para repartirse el pastel sin tener que entrar en una lucha de precios que beneficiara a los usuarios de los servicios a costa de sus ganancias. A mediados de los años veinte del siglo pasado, las navieras Ybarra, Sota y Aznar y Trasmediterránea, que operaban en el tráfico de cabotaje nacional, decidieron unirse en un holding que denominaron Servicios Mancomunados de Cabotaje para repartirse este mercado en base al potencial de cada naviera, siendo la más beneficiada Ybarra seguida de Sota y Aznar y por último Trasmediterránea que en 1935 abandonó este holding.

BUQUE DE CARGA GENERAL Y UN ANTIGUO "CORREO" EN EL PUERTO DE MELILLA.

Los buques de los servicios mancomunados unían los puertos del norte de España con el Levante y Cataluña, haciendo escala en Melilla, si bien y como vemos en el anuncio de prensa que reproducimos también tenían servicios directos con Barcelona o Marsella servidos por la naviera Ybarra. El viaje entre Barcelona y Melilla se cubría en algo más de tres días.
Con el estallido de la Guerra Civil todo este tráfico se vino abajo por la situación bélica y tras el conflicto el panorama naviera había cambiado. Sota y Aznar pasó a convertirse en la Naviera Aznar y los buques que antes de la guerra llevaban nombre vascos ahora los españolizaron. Así, buques como el Artiba Mendi que en los años treinta visitaba nuestro puerto, tras la guerra pasó a llamarse Monte Espadón retomando su línea con Melilla y los puertos del levante peninsular. El Monte Galera, que también visitaba Melilla, se había llamado Artxanda Mendi y el Monte Contés, anteriormente llamado Andraka Mendi, en marzo de 1952 (como ejemplo del tráfico marítimo que desarrollaban estos buques en Melilla) cargó 7 toneladas de grasa de sardinas, 5 toneladas de sardinas en aceite y 1,5 toneladas de pescado salado con destino a Levante.


ANUNCIO EN PRENSA DE YBARRA. AÑO DE 1932.


En los años sesenta desaparecieron los servicios mancomunados y ambas navieras siguieron caminos separados. Los viejos buques que habían  realizado este tráfico de cabotaje fueron vendidos o acabaron en el desguace y nuevas compañías y nuevos barcos pasaron a escena hasta que el desarrollo del comercio por carretera y el tráfico de contenedores fue acabando con el cabotaje clásico.


BUQUES DE CARGA GENERAL DESCARGANDO EN MELILLA

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …