Ir al contenido principal

MIGUEL DE CERVANTES Y EL MAR

La obra de Miguel de Cervantes está plagada  de referencias al mar, reflejo de sus propias viviencias como soldado de galeras y cautivo de los berberiscos.  Cervante escribe sobre embarcaciones de su época, marinos, corsarios, galeotes, rutas y técnicas de navegación. Destaca en este sentido "La española inglesa", una de las novelas ejemplares que casi podemos considerar como una narración de aventuras marítimas tal y como escribirán siglos después Emilio Salgari o Joseph Conrad.




Ricadero, protagonista masculino de la novela, se convierte, huyendo de un amor desdichado, en capitán de una nave corsaria que sale de Inglaterra rumbo a las Azores en busca de las ricas naves portuguesas que volvían de la India. Empujado por un temporal hacia el Estrecho de Gibraltar consigue arrebatar una nao a dos galeras berbericas de Arnaute Mamí, que fue el corsario que capturó la galera Sol en que viajaban Miguel de Cervantes y su hermano, Rodrigo. 





La desventuras de Ricaredo lo llevan a Roma desde donde quiere viajar a España por lo que se dirige  a Génova para buscar embarque en alguna galera que partiera hacía  dicho país. Las galeras solían navegar costeando de ahí que la ruta desde España a Italia se hiciese bordeando el sur de Francia y el norte de Italia, siendo Génova uno de los puertos más importantes en este tráfico, sobre todo para los convoys militares españoles que transportaban tropas a Milán y al llamado Camino Español que unía Italia y Flandes.
Ricaredo y otros viajeros fletan dos falugas que eran pequeñas embarcaciones tipo galera: una para los pasajeros y otra como escolta. Pese a estas precauciones son apresado por unos corsarios en un lugar cercano a Marsella llamado Las Tres Marias, donde algunos autores situan la captura de la galera Sol donde viajaba Cervantes.
Al igual que Miguel de Cervantes, Ricaredo acaba rescatado por los monjes mercedarios y viaja con ellos desde Argel a Valencia donde queda en libertad.
Esto no es mas que un resumen del argumento de La española inglesa que, espero, les anime a leerla o a cualquier otra obra de Cervantes que seguro les merecerá la pena.   

Comentarios

  1. Buen resumen de la trama, pero corrige el nombre del protagonista que no es "Ricadero" sino "RICAREDO".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …