Ir al contenido principal

CUANDO LA FAUNA MARINA ERA EL ENEMIGO.


No hace tantos años, la percepción de la vida natural y sus interrelaciones con los humanos era vista de forma totalmente diferente a la actualidad. Hoy en día existe en gran parte de la población una conciencia de la necesidad de conservar la riqueza natural de nuestro entorno, cosa que no ocurría anteriormente ya que se consideraban como simples alimañas a exterminar muchas especies que  hoy son objeto de protección por las autoridades y de simpatías de la población como delfines, calderones o, incluso,  la foca monje, uno de cuyos  ejemplares, Peluso,  se  llegó a tener como emblema mediático de la Chafarinas y cuya desaparición lamentamos actualmente,  eran perseguidas a tiros por las islas a causa de los supuestos daños que ocasionaban a las redes de los pesqueros. 
Vamos a recordar aquí unos ejemplos de esta lucha contra las especies animales que esperemos que nunca se repita.



FAMILIA DE CALDERONES EN EL MAR DE ALBORÁN


El 30 de abril de 1930 aparecía como noticia en El Telegrama del Rif que dos vecinos de Chafarinas habían dado muerte a tiros a un "lobo marino"(que era como llamaban a las focas monje) de dos metros y medio de longitud y un peso de 30 arrobas, unos 350 kilos. La muerte de la foca fue muy celebrada por los daños que supuestamente causaba a las redes de los pescadores. En unos años en que el sector pesquero melillense realizaba capturas del orden de las 5000 toneladas anuales ¿Qué daño podía hacer una foca monje?. Estas consideraciones no se tenían en cuenta y se perseguía a esta especie con la saña que reflejaba la noticia del Telegrama.




EL TELEGRAMA DEL RIF DEL 30 DE ABRIL DE 1930




Otra especie de mamíferos marinos que se ganó la inquina de nuestros pescadores eran los calderones, también llamados negros o cap de olla en Cataluña y Levante. Se les acusaba, igualmente, de romper las redes  en el momento de izarlas para comerse la pesca que contenían. Se decía que tenían predilección por las sardinas, la especie más abundante en nuestras aguas y la más capturada por nuestros pesqueros. El 6 de diciembre de 1950, en El Telegrama del Rif  se hacían eco de las denuncias de los armadores de pesca de la ciudad sobre unas familias de calderones que estaban recorriendo la costa desde Alhucemas hasta Melilla alimentándose de sardinas y produciendo daños en las redes que valoraban en muchos miles de pesetas. En dicho reportaje podemos leer lo siguiente que transcribo literalmente: las bandadas de "negros" que atemorizan por sus daños a la flota pesquera local suelen establecerse próximas a los puertos y el único medio hábil de combatirlos es con el uso de ametralladoras o fusiles de repetición"





FAMILIA DE CALDERONES EN EL MAR DE ALBORÁN



Ametralladoras o fusiles de repetición para luchar contra los calderones. Quién haya visto o tenido contacto con una familia de calderones de los que habitan en nuestro mar de Alborán no se puede imaginar disparando contra estos magníficos especímenes que dan sobradas muestras de ser algo más que simples animales.




DELFÍN EN EL MAR DE ALBORÁN. FOTO DE JULIO MARTINEZ

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …