Ir al contenido principal

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.

EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968

El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa con una bodega para carga general de 450 metros cúbicos de capacidad y un entrepuente refrigerado de 250 metros cúbicos de capacidad. Aquí se cargaba el marisco y el pescado que se enviaba a Málaga. Su planta propulsora eran dos motores Burmeister marinos acoplados con una potencia de 6240 HP para desarrollar una velocidad máxima de 17 nudos. Su capacidad de pasaje era de 600 plazas entre camarotes y butacas. Automóviles podía cargar 60 pero no disponía de rampa a popa sino de una porta lateral donde se colocaban unas planchas para el paso de los vehículos. Su tripulación era de 21 tripulantes de cubierta, 28 de máquinas y 25 de fonda para atender el pasaje. 
Realizó las pruebas oficiales de navegación el 4 de agosto de 1968 y  varios días después partió hacia Málaga desde donde iniciaría el viaje inaugural a Melilla. El 3 de septiembre de 1968  a los 23:00 horas zarpó del puerto malagueño para iniciar sus servicios con nuestra ciudad. En esta singladura viajaban autoridades y representantes de mundo turístico y periodístico tanto de Madrid como de Málaga encabezados por el almirante Leopoldo Boado que era el subsecretario de Marina Mercante. 
A su llegada a Melilla, el Antonio Lázaro, que iba engalanado con banderas, fue recibido por las embarcaciones pesqueras y de recreo que junto con los mercantes atracados en el puerto hicieron sonar sus sirenas y dispararon cohetes. Una vez atracado subieron las autoridades melillenses que agasajaron a los visitantes. La Cofradía de Pescadores aprovechó la ocasión para nombrar Patrón Mayor honorario de la misma al almirante Boado.



EL ANTONIO LÁZARO ATRACADO EN LA ANTIGUA ESTACIÓN MARÍTIMA.

El Vicente Puchol, de las mismas características que el Lázaro, fue botado el 27 de abril de 1968 y realizó las pruebas oficiales de navegación el 8 de enero de 1969, partiendo hacia Almería desde donde zarpó para Melilla en su viaje inaugural  el 12 de enero de 1969. Esta línea marítima era hasta la fecha semanal y se pensaba hacer diaria con la llegada del Vicente Puchol, lo que generó grandes expectativas en Almería ya que el tráfico de pasajeros con el Norte de África estaba cobrando gran auge en estos años con el aumento de la emigración de marroquíes y argelinos a Europa. En este viaje también participó el almirante Boado, al que el Ayuntamiento de Melilla le concedió la Medalla de Oro de la ciudad que se le impuso a la llegada del Puchol a puerto.
La entrada en servicio de estos buques y el aumento de los enlaces con Almería, propiciaron un despegue del tráfico de pasajeros por el puerto melillense que pasó de 216.229 pasajeros en 1968 a los 257.210 pasajeros de 1969 y a los 294.449 pasajeros de 1970 cifras a las que habría que añadir la de los 22651 automóviles que pasaron por el puerto en ese año de 1970.
 Podemos ver que al  mejorar las condiciones de los buques que realizaban el servicio de transporte marítimo mejoran los resultados del mismo. Esperemos que con el nuevo contrato que regule estos servicios también mejoren las comunicaciones marítimas de Melilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…