Ir al contenido principal

EL NAUFRAGIO DEL GUARDACOSTAS LARACHE

Cuando se habla de naufragios de buques de la Armada en el cabo Tres Forcas, siempre se hace referencia al acorazado España, que embarrancó frente al faro en agosto de 1923. Pero el España no fue el único buque de la Armada perdido en esas aguas. En 1949 también se perdió allí el guardacostas Larache.
El Larache, cuyo nombre original era Poilu, fue construido en  1918 en los astilleros de Burdeos para la armada francesa. Tenía 41 metros de eslora y 7,3 de manga para un desplazamiento de 450 toneladas. Su propulsión era a vapor y su armamento se limitaba a un cañón de 120 mm. La Armada lo compró en 1922 para servicio en las Fuerzas Navales del Norte de África. 



EL GUARDACOSTAS LARACHE


Durante la guerra del Rif desempeñó diversas misiones como participar en el abastecimiento del Peñón de Vélez en otoño de 1922 o en el bombardeo de Afrau durante las operaciones para liberar la posición de Tifaruin. Es esta misión también participó el acorazado España, que pocos días después encallaría en Tres Forcas.
En noviembre de 1924, el Larache, bajo el mando de Francisco Moreno Fernández, futuro marqués de Alborán, fue sorprendido por un violento temporal de levante a la altura de Rio Martín. Tras varios días capeando el temporal sin dar noticias de su situación y cuando el mando de la Armada lo creía perdido y estaba organizando su búsqueda y rescate, logró arribar a Almería con algunos daños en las máquinas pero sin más novedad. 





EL CABO TRES FORCAS



En febrero de 1949 y coincidiendo con la visita a Melilla del general Varela, Alto Comisario de España en Marruecos, el Larache salió de Ceuta con destino Melilla, viaje que no pudo culminar porque el día 6 de  ese mes naufragó en la Laja del Tío Pinar frente al cabo Tres Forcas. Inmediatamente se enviaron socorros desde Melilla con el remolcador nº1 de la Junta de Obras del Puerto y el pequeño vapor Mogador, un buque de 466 TRB que se dedicaba al cabotaje entre los puerto de Málaga, Melilla y Villa Sanjurjo.
Posteriormente acudieron los buques de la Armada pertenecientes a las Fuerzas Navales del Norte de África: cañoneros Martín Alonso Pinzón y Canalejas y los guardacostas Alcázar y Xauen. 
La tripulación fue rescatada pero el buque quedó en la laja hundiéndose. En el Derrotero de la zona podemos leer: A unos 40 metros al SW. de la laja del Tío Pinar, se encuentran los restos del guardacostas Larache, sobre los que se sondan 3,5 metros. Allí quedó el Larache, hundido cerca del  acorazado España, compañero de combate en la guerra del Rif.
La pérdida del Larache no tuvo mucha repercusión en la prensa de la época tal vez por no empañar los fastos de la visita del general Varela a Melilla para ser  nombrado por las autoridades franquistas locales hijo predilecto y medalla de oro de la ciudad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …