Ir al contenido principal

LA MARINA MERCANTE EN LA GUERRA DE MARGALLO. 1893 (I).


Al estar separada por cien millas de mar del resto del territorio español, Melilla siempre ha dependido del transporte marítimo para su aprovisionamiento y  mantener sus comunicaciones. Esta dependencia se hacía más vital cuando se producía algún incidente o amenaza armada contra la ciudad y era necesario enviar refuerzos y material de guerra  como ocurrió en octubre de 1893 a raíz del inicio de la construcción del fuerte de Sidi Guariach que derivó en la llamada guerra de Margallo, por el apellido del general Juan García Margallo, Gobernador de Melilla que cayó mortalmente herido en uno de los combates sostenidos contra los guerrilleros guelayenses.
En octubre de 1893, las comunicaciones marítimas de Melilla se limitaban al servicio semanal del vapor Sevilla, mandado por el capitán Onofre Bosch, que enlazaba Melilla, Chafarinas, Alhucemas y el Peñón de Vélez con Málaga. Desde hacía un año estaba en servicio un cable telegráfico que unía Melilla con Almería aunque sufría muchas interrupciones, por lo que en muchos momentos de esta crisis bélica, el barco siguió siendo el único medio de comunicación de Melilla. Se daba el caso de que se escribían los telegramas en Melilla y tenían que ser enviados en los buques que salían de la ciudad para que fueran telegrafiados en las estaciones telegráficas de los puertos de arribada en la Península. 



EL SEVILLA, RABAT, SAN AGUSTÍN, MOGADOR Y BALDOMERO IGLESIAS. BUQUES QUE PARTICIPARON  EN LOS TRANSPORTES DE TROPAS A MELILLA.



INICIO DE LAS HOSTILIDADES Y LLEGADA DE LOS PRIMEROS REFUERZOS.

El 2 de octubre de 1893 y ante el comienzo de las obras del nuevo fuerte de Sidi Guariach, los guerrilleros guelayenses atacaron a los trabajadores españoles y su escolta militar lo que originó un combate generalizado entre las fuerzas de la plaza y los contingentes guelayenses.
Desde Melilla se informó por el cable telegráfico al gobierno del ataque rifeño y este decidió el envió de fuerzas para reforzar la guarnición. Se designaron al regimiento de infantería de Borbón y al batallón de cazadores de Cuba para formar parte de este contingente de refuerzo que debería embarcar inmediatamente en Málaga para su transporte a Melilla. 
Estas tropas debían embarcar en el vapor Rabat que la Compañía Trasatlántica había ofrecido al gobierno. Este buque de 869 toneladas de desplazamiento y 70 metros de eslora, hacía el servicio de cabotaje entre Barcelona y los puertos del Atlántico marroquí. Antes de arribar a Málaga recaló en Cádiz donde quedó detenido por las autoridades sanitarias para cumplir una cuarentena. Este contratiempo paralizó el envío de refuerzos a Melilla hasta la llegada a Málaga del vapor correo Sevilla el día 5 tras un accidentado viaje ya que  fue tiroteado al remontar el cabo Tres Forcas para poner rumbo a Málaga . El 6 por la tarde el Sevilla Partió rumbo a Melilla con el primer batallón del regimiento de Borbón y sus jefes. Este contingente estaba formado por 3 jefes, 19 oficiales, un médico, capellán, un maestro armero, 28 músicos, 13 sargentos, 16 cabos y 276 soldados con su impedimenta y municiones. Junto a estos soldados embarcaron también 63 voluntarios.
Ante la detención del Rabat, la Trasatlántica envió el vapor San Agustín de 2332 TRB con una eslora de 95 metros y manga de 11 metros. Este buque arribó a Málaga el día 7 y embarcó al 2º batallón del regimiento de Borbón y al batallón de cazadores de Cuba con 2 jefes, 5 capitanes, 13 oficiales, 16 sargentos, 23 cabos y 221 soldados de Borbón y de Cuba 2 jefes, 18 oficiales, capellán, médico, maestro armero, 16 sargentos, 26 cabos, 8 cornetas, 23 músicos y 218 soldados.





EMBARCADERO DE MELILLA EN OCTUBRE DE 1893





Con la llegada de estas tropas se paralizó momentáneamente el envío de más refuerzos debido a problemas de alojamiento y abastecimiento en Melilla y a la relativa calma que se vivió tras el combate del día 2. El Sevilla y el Rabat continuaron con su servicio normal y el San Agustín recaló en Cádiz donde se espera embarcar más tropas en cuanto lo decidiera el gobierno. En Málaga se almacenaron provisiones y pertrechos y se acuartelaron más tropas, como la sección de tiradores mauser, para ser enviadas a Melilla en cuanto se dieron órdenes para ello.
El día 12 se reactivaron los envíos de tropas con el embarque en el Rabat de los tiradores mauser con pertrechos de guerra y municiones. También se embarcaron en este buque fusiles mauser para dotar a soldados escogidos de los que servían en Melilla. La prensa informó del monto de estos materiales que se iban almacenando en Málaga entre los que se contabilizaban 200 sacos de arroz y otros tantos de habichuelas, 500 gallinas, 150 pipas de vino, dos vacas, hornos de campaña y materiales y equipos de sanidad entre otros. En el Sevilla se habían enviado 200 tiendas de campaña para dar alojamiento a las fuerzas destinadas a la amenazada ciudad.
El día 13 llegó el Rabat a Melilla pero el levante hizo su aparición y sin poder completar la descarga, tuvo que buscar resguardo en Chafarinas. Recordemos que la ciudad carecía de puerto en esas fechas.
El día 14 embarcaron en Cádiz en el San Agustín el regimiento de infantería de Extremadura y una compañía de zapadores que llegaron a Melilla el 15 por la noche para desembarcar con las luces del día siguiente.
El día 15 en un viaje extraordinario del Sevilla, partieron desde Málaga 100 soldados del Borbón que no pudieron unirse a la primera expedición, 80 artilleros, una sección de sanidad y obreros de administración militar. El general Manuel Ortega, gobernador militar de Málaga y su estado mayor también viajaron en ese día. Ortega sería el encargado de mandar las tropas expedicionarias.
Estas fuerzas serían las encargadas de tomar parte en los sangrientos combates de los días 27 y 28 de octubre de 1893, donde perdió la vida el general Margallo.






Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …