Ir al contenido principal

LA CAPTURA DE LA GOLETA "JOVEN EMILIA". OCTUBRE DE 1851


El 5 de octubre de 1851 se produjo la captura por piratas guelayenses de la goleta Joven Emilia de la  malagueña naviera Heredia, empresa que tenía la contrata para el transporte de los suministros y el correo de Melilla.  
La goleta es una embarcación de poco porte con dos palos con velas cangrejas y foques que se utilizaron como buques mercantes, de pesca, guardacostas y corsarios.
Muchos hombres de las cábilas de Mazuza, que controlaban la actual playa de los Cárabos y la Mar Chica,  Beni Sicar, que dominaban las costas del cabo Tres Forcas,Beni Bu Gafar, en cala Cazaza y Punta Negri, Beni Said que habitaban en la zona de la desembocadura del río Kert y demás cábilas costeras del Rif vivían normalmente de la pesca, el tráfico de pequeño cabotaje o del contrabando aunque  no dudaban en convertirse en piratas ocasionales cuando se brindaba la ocasión de capturar y saquear una embarcación encalmada cerca de la costa, sobre todo si portaban  un rico cargamento de provisiones para Melilla o los llamados Presidios Menores . Estas acciones de los piratas costeros rifeños y guelayenses fue una de las causas de la escalada de tensión entre España y Marruecos que condujo a la guerra de 1859.   


GOLETA CON TODO EL VELAMEN IZADO


La Joven Emilia, en viaje con provisiones y correo desde Málaga, que era su puerto base, hasta Melilla,  quedó encalmada frente al cabo Tres Forcas y a la vista de la ciudad. Sobre las cuatro y media de la tarde, el vigía de mar de la ciudad dio aviso de que la goleta había izado la señal solicitando auxilio por lo que el gobernador militar  ordenó que saliera el lanchón de la plaza para darle remolque y escoltarla. El lanchón iba armado con dos cañones pedreros y llevaba como refuerzo a su dotación 30 soldados de infantería.
Al anochecer, se vieron desde la ciudad fogonazos y llegaron ecos de detonaciones provenientes de la zona donde quedó la goleta, por lo que se pensó, como estaba realmente ocurriendo, que el lanchón se enfrentaba a piratas que habían atacado a la Joven Emilia. El gobernador ordenó que se enviara a la zona  un falucho que estaba fondeado en la rada con refuerzos de tropa y municiones, pero dado que seguía la calma tuvo que salir remolcado por dos lanchas.
Sobre la medianoche, tras levantarse  viento,  arribó al puerto un falucho de Estepona que traía a bordo a la tripulación de la Joven Emilia. Estos confirmaron que habían sido atacados por varios cárabos tripulados por unos cuarenta hombres y que ante la imposibilidad de defenderse habían optado por huir en la barca de la goleta llevándose la correspondencia de la plaza y dejando su embarcación a los piratas. Estando en la barca fueron recogido por el falucho.
Ante la confirmación del ataque pirata, se ordenó a este falucho salir con más tropas para combatir a los piratas y recuperar la goleta.
A la mañana siguiente volvieron las embarcaciones españolas con la noticia de que había sido imposible abordar la goleta desde el lanchón al verse superados por los piratas que contaban con la ventaja de su gran número y que la embarcación era de más alto bordo que el lanchón por lo que los dominaban con sus fuegos. Al levantarse el viento los piratas pudieron navegar hacia la costa donde quedó varada la goleta sin que pudiera ser alcanzada por los faluchos salidos de Melilla. Entre los españoles se contabilizó un muerto y varios heridos.
Según Gabriel de Morales las embarcaciones que participaron en esta acción fueron los faluchos Nuestra Señora de los Remedios y Regente y la falúa de José Raya junto con el lanchón de la plaza.



VISTA DEL CABO TRES FORCAS


La captura de la Joven Emilia causó un gran efecto en Melilla y la prensa de la época se hizo eco de una carta remitida desde la ciudad con fecha de 12 de octubre en que se denunciaba la escasez de alimentos que sufría la población obligada a comer  solo legumbres con algo de bacalao que no era de muy buena calidad. La carne estaba racionada y sólo se le daba a los enfermos.
Sin embargo, en el campo musulmán la cosa iba mejor ya que en dicha carta también se informaba de la captura por los piratas de un bergantín inglés cargado de cereales en las costas de poniente del cabo Tres Forcas. En la refriega de la captura, los piratas asesinaron a un marinero del bergantín e hirieron al capitán que junto con el resto de la tripulación quedaron secuestrados en espera del pago de un rescate.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …