Ir al contenido principal

EL INICIO DEL SERVICIO DE LOS VAPORES CORREO DEL NORTE DE AFRICA

El primero de agosto de 1910, la Compañía Valenciana de Vapores Correo de África, empresa matriz de Trasmediterránea, inició sus servicios entre Melilla y la Península. Son ciento dos años de historia en los que posiblemente las sombras se han impuesto a las luces, especialmente en el enlace con Almería. Actualmente,  parece que pueden soplar vientos de cambios de cara a la renovación del contrato de transporte marítimo entre Melilla y la Península. Vientos de cambios que esperemos que sean para bien. 



LAS PALMAS DE GRAN CANARIA QUE CON SU GEMELO EL SANTA CRUZ DE TENERIFE HAN CUBIERTO  DURANTE VARIOS AÑOS  LA LÍNEA CON ALMERÍA.

Sin embargo, el inicio de los servicios de los vapores correros de la Compañía Valenciana fue visto con grandes expectativas por los melillenses ya que significaba la puesta en práctica de las disposiciones que para la ciudad contemplaba la Ley de Comunicaciones Marítimas de 1909. En base a esta ley, las comunicaciones marítimas pasaban de ser un servicio contratado por el Ministerio de Guerra a su conveniencia, a formar parte de las líneas marítimas de soberanía que creaba dicha ley para todo el territorio nacional y zonas de influencia.
Para cubrir estas líneas de soberanía en el Norte de África, se habían presentado dos holdings navieros. Uno formado por las compañías Mahonesa de Navegación, que realizaba el enlace Melilla-Málaga, Industria y Navegación de Barcelona, que con el vapor Sevilla cubría la línea entre Málaga, Melilla y los Presidios Menores y Naviera Tintoré que unía Almería con Melilla y Orán mientras que el otro holding lo formaban la naviera La Roda Hermanos y la Compañía Valenciana de Vapores. Esta naviera había sido recientemente creada por José Juan Dómine,  que figuraba como director gerente de la compañía y que era senador en esas fechas, y Antonio Lázaro, que figuraba como presidente del consejo de administración y era, además, diputado. Este holding sería el que acabaría ganando el contrato que quedó refrendado por Real Orden de 26 de mayo de 1910.




Los buques designados para prestar el servicio entre Melilla y Málaga, principal enlace de esta línea, fueron el A. Lázaro y el J.J. Sister. Estos buques  fueron construidos en los astilleros de Genova y desplazaban 1600 toneladas. En El Telegrama del Rif  publicaron un reportaje sobre la flota de la Compañía Valenciana y para estos buques daban las siguientes dimensiones: eslora de 90 metros, manga 12 metros y 6 metros de puntal. Iban provistos de dos máquinas de vapor. Disponían de camarotes y cámaras para 62 pasajeros de primera, 54 de segunda y 400 de tercera. Para el A. Lázaro se daba una velocidad de 19 nudos y para el Sister de 18. En estos primeros viajes el Lázaro iba mandado por el capitán Agustín Tonda y el Sister por el capitán Eusebio Pérez Fuster. Como segundo de puente del A. Lázaro figuraba José Orts que en 1922 mandaba el vapor Gandía que realizaba el servicio a Chafarinas, Alhucemas y Peñón de Vélez tras el hundimiento por los rifeños del Juan de Juanes. 



EL JUAN J. SISTER ATRACADO EN MÁLAGA 



En la mañana del sábado 30 de julio de 1910, el  JJ Sister fondeó en la rada de Melilla en el viaje protocolario de inauguración del nuevo servicio de vapores. La inauguración oficial fue hecha por Luis de Armiñán, Director General de obras Públicas, al que acompañaban Juan José Dómine y Antonio Lázaro, junto a un grupo de periodistas que cubrirían el acto. Armiñán y el resto de personalidades fueron recibidos en el muelle por el general Marina, Comandante General de Melilla, Manuel Becerra ingeniero jefe de la Junta de Obras del Puerto y autoridades y personalidades melillenses. Como todavía no habían acabado las obras del puerto, los viajeros tuvieron que utilizar la falúa de la Comandancia General para llegar desde el buque, que permanecía fondeado en la rada, hasta el muelle.
Fue el lunes 1 de agosto cuando llegó el A. Lázaro desde Málaga con pasaje y correo dando inicio de hecho al nuevo servicio de vapores que diariamente unirían ambas ciudades. Aquella misma tarde, a las ocho, tal y como indicaba el horario establecido, partió para Málaga. En este primer año, los pasajes de Málaga a Melilla costaban 26 pesetas en primera, 16 en segunda y 6 en tercera. Hoy cuestan algo más.  


EL MILENIUM II ARRIBANDO AL PUERTO DE MELILLA

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …