Ir al contenido principal

EL CARABO DEL ARRAEZ MOHAMUD MANZOR

Gracias a la extraordinaria herramienta que a los aficionados a la historia proporciona el Portal de Archivos Españoles en la Red, he podido conocer la historia del cárabo del arráez Mohamud Manzor que en 1792 intentó que le dieran "libre plática" en la marina del Peñón de Vélez sin conseguirlo.
Es una historia que puede parecer anodina pero en el expediente remitido sobre este asunto desde el Peñón  al gobierno podemos encontrar toda una serie de interesantes datos sobre los cárabos, el comercio de cabotaje entre los puertos norteafricanos, que ya mencionó Cervantes en el Quijote, y sobre los procedimientos y documentación exigida a los buques de la época para solicitar la "libre plática" o permiso de entrada a puerto para realizar operaciones portuarias o de comercio.




CÁRABOS LARGANDO UN APAREJO DE PESCA


Según el informe remitido al gobierno por el gobernador militar y político del Peñón, teniente coronel de los Reales Exércitos Diego Fernández de la Laguna, el día 2 de septiembre de 1792, un cárabo se acercó a dicha plaza mostrnado "señal de paz" y solicitando " plática" actualmente se dice "libre plática". Llegó a fondear en el freu o paso que existía entre el Peñón y tierra firme, lugar utilizado como puerto del Peñón, comportándose como un buque de una nación amiga, según indicaba Fernández. El arráez Manzor manifestó que pretendía comerciar con los rifeños de los alrededores intercambiando trigo por sal y mostró su pasaporte marítimo o patente de navegación y su certificado de sanidad  expedidos por el cónsul de Venecia en Tánger, Jacomo Geronimo Chiappe. 
El gobernador Fernández tras estudiar la documentación del cárabo, de la que hizo copia literal a mano, no vio claro este asunto y ordenó al cárabo abandonar el fondeadero, cosa que hizo para ir a fondear a una cala de la costa cercana. El día 7 del mismo mes volvió el cárabo a solicitar permiso para fondear al abrigo del Peñón y se le volvió a denegar por lo que abandonó definitivamente esas aguas. Fernández alude a conflictos recientes con los fronterizos para negar esta recalada del cárabo de Mohamud Manzor.

EL PASAPORTE DEL CÁRABO Y LA PATENTE DE SANIDAD.

Estos interesantes documentos expedidos por el cónsul de Venecia en Tánger, nos permiten conocer las dimensiones de la embarcación de Manzor, que es descrita como un falucho, fábrica moruna, sin cubierta, un palo, vela latina. Aunque no lo diga el pasaporte o patente de navegación, lo normal es que también llevara remos como propulsión auxiliar y para las maniobras. Hay autores que indican que mientras los faluchos llevaban el mástil con un ligera inclinación hacia proa, los cárabos los llevaban inclinados hacia popa. En cuanto a sus dimensiones, se estima que su porte es de una 130 fanegas de trigo, lo que indica que se estimaba que podía cargar 130 fanegas de trigo. Una fanega equivale a 55,5 litros de capacidad. Aplicando el llamado "factor de estiba" del trigo en sacos que es 1,5 tendremos que el cárabo podría cargar, según su patente, unas 4,5 toneladas de trigo. Esta patente, además, nos informa que el cárabo, cuya tripulación la componían el arráez Manzor y cinco marineros, tenía su puerto en la Ría de Tetuán y que pretendía navegar a la zona de Melilla y el Peñón de Vélez para comerciar con trigo del que había escasez en Tánger. Dado que la embarcación salió despachada hacía Melilla y el Peñón, es posible que la sal que transportaba el cárabo al arribar a Vélez fuera de las salinas de la Mar Chica.
El pasaporte finaliza con una exhortación a los gobernadores españoles para que  permitieran la libre navegación del cárabo: Suplicamos a los Señores Comandantes Españoles, sea de Mar o de Tierra, que no les den molestias, ni impidan alguno de sus viajes por vaxo la protección de S.M. Muley Soleiman quien tiene Paz y buena armonía con S.M. 
En cuanto a la patente de sanidad, certificaba el cónsul que tanto Tetuán como su entorno estaban libres y sanos de contagios. Aunque como hemos visto esto no impidió que se le fuera negada la entrada en el Peñón.





EL PEÑÓN DE VÉLEZ VISTO DESDE EL MAR

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …