Ir al contenido principal

LA TRAGEDIA DE LA BARCA PESQUERA SAN ANTONIO


A finales de febrero de 1920 se produjo una de las más trágicas desgracias sufridas por nuestra flota pesquera cuando 7 pescadores perdieron la vida en el naufragio de la barca  San Antonio.
La San Antonio salió,  junto con otras embarcaciones de nuestro puerto,  el lunes 23 de febrero para pasar unas jornadas de pesca en un lugar que llamaban Alcanto que quedaba  a levante de Melilla. Salieron con mala previsión de tiempo de levante pero el patrón debía hacer frente al vencimiento de un préstamo de 150 pesetas cuyo interés se dispararía sino cumplía con los plazos establecidos. La barca estaba patroneada por Bartolomé Ruiz Cervantes y tripulada por José Pérez Ballester, Juan Lirola de 16 años, Francisco Collado, Juan Manuel Vizcaino López, Juan Rivas Ruiz y José Pino Rubio de 17 años.
 El martes fue arreciando el levante y el miércoles 25, El Telegrama del Rif  informaba que los pesqueros surtos en el puerto se veían obligados a varar o reforzar amarradas mientras que el cañonero Lauria buscaba refugio en Cala Tramontana y dos vapores que cargaban mineral suspendieron la carga para marchar a Chafarinas. Los pesqueros que estaban faenando  volvieron a puerto o buscaron refugio en Chafarinas o Cala Tramontana, que es lo que se creyó que había hecho la San Antonio.




 El viernes, aprovechando un recalmón del levante  pudieron volver a puerto varios de estos pesqueros sin que ninguno  diera noticias del San Antonio, por lo que las autoridades de marina iniciaron averiguaciones para dar con el paradero del mismo. Finalmente las más negras sospechas se materializaron cuando se informó que en un lugar conocido como El Árbol Sagrado en la Restinga apareció un cadaver que se identificó como uno de los tripulantes del San Antonio.
El lunes 1 de marzo aparecieron otros dos cadáveres en la bocana de la Mar Chica con lo que se dio por seguro la pérdida de la embarcación y la muerte de todos sus tripulantes. Bartolomé Ruiz dejaba esposa, madre y suegra a su cargo; José Pérez dejaba esposa y un hijo de 10 años; Francisco Collado era el sustento de su madre viuda y de sus tres hermanos pequeños; Vizcaino López dejaba viuda embarazada; Juan Rivas dejaba mujer, seis hijos y su madre que estaba a su cargo. Estas familiares quedaron en muy difícil situación económica por lo que desde el gremio de pescadores se organizó una colecta en su beneficio a la se unió El Telegrama del Rif y las autoridades y entidades melillenses.
Hay que resaltar aquí que la población de Melilla siempre respondía a este tipo de iniciativas solidarias como  había ocurrido, por ejemplo, en el caso del naufragio de la barca pesquera Pepe y sus hermanos ocurrida en enero de 1914 y que ya tratamos en este blog.



LEVANTE EN MELILLA.

Las donaciones se podían enviar a las oficinas del Telegrama del Rif y para iniciar la colecta, los pescadores aportaron 683, 70 pesetas reunidas entre ellos, el Comandante General, Manuel Silvestre, puso 100 pesetas, el Alto Comisario que se encontraba en la ciudad puso 250 pesetas y la Compañía de Minas del Rif aportó 100o pesetas. Como era habitual en estos casos, en la páginas del Telegrama se publicaban listas con los donantes y sus aportaciones. En los teatros de Melilla se hicieron cuestaciones entre el público y los sindicatos y sociedades gremiales también aportaron dinero como la Sociedad de Cocineros, Camareros y similares que donó 25 pesetas. 
La colecta se cerró a primeros de mayo recaudándose más  de 7000 pesetas que se repartieron entre las familias de las víctimas según se estimaron las necesidades de las mismas. A la viuda de Vizcaino de correspondieron 1000 pesetas; a la madre de Bartolomé Ruiz 300 pesetas y a su viuda 700 pesetas. A la madre de Juan Lirola 1000 pesetas. A la madre de José Pérez otras 1000 pesetas. A la madre de Collado 1600 pesetas. A la viuda de Juan Rivas 1000 pesetas y al padre de José Pino 1000 pesetas. Asimismo se repartieron tres libretas de bonos para el Comedor Popular a las familias residentes en Melilla. Triste consuelo para tanta pérdida.




PESQUERO EN EL CABO TRES FORCAS

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL HUNDIMIENTO DEL JUAN DE JUANES.

En marzo de 1922, las fuerzas rifeñas iniciaron una ofensiva artillera contra los peñones de Alhucemas y Vélez de la Gomera. Los cañones utilizados eran de los capturados al ejercito español durante la retirada de Annual en julio y agosto del año anterior. Una de las víctimas de esta artillería fue el vapor correo de  Trasmediterranea Juan de Juanes.


EMBARCADERO DE ALHUCEMAS

El Juan de Juanes fue construido en 1891 y matriculado en Valencia en 1916, quedando incluido en la flota de la naciente naviera Trasmediterranea. Sus dimensiones eran 62 metros de manga, 9,20 de manga y 4,30 de puntal para 1300 TRB.
Desde agosto del año anterior estuvo destinado al servicio de los llamados presidios menores y Cabo de Agua, aunque hizo algún viaje especial para traer a territorio nacional  a  civiles españoles que habían buscado refugio en la zona francesa de Marruecos huyendo de las consecuencias del Desastre de Annual.  El día 18 de marzo llegó a primeras horas del día a Alhucemas pero dada la t…

NUEVOS DATOS SOBRE SANTA CRUZ DE LA MAR PEQUEÑA: LA ADELANTADA A MELILLA EN ÁFRICA.

El domingo 20 de febrero de 2000 en el diario El Faro de Melilla vio la luz por primera vez un trabajo mio sobre historia. Trataba sobre la torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña, primer asentamiento español en África, de ahí que lo titulara: "Santa Cruz de la Mar Pequeña: la Adelantada a Melilla en África" ,ya que se tenía a nuestra ciudad como primer asentamiento español en este continente.

Sobre este tema ha aparecido en el número 335 de la "Revista de Arqueología" correspondiente al mes de noviembre de este año 2010, un artículo de Luis Blanco Vázquez titulado: " LA TORRE ATLÁNTICO-SAHARIANA DE SANTA CRUZ DE LA MAR PEQUEÑA (SIGLOS XV - XIV), en el que se aportan datos que para mi eran desconocidos sobre la estructura de la torre y su actual conservación.


Escribía en el año 2000 que la fundación de Santa Cruz era un episodio más de la pugna entre portugueses y castellanos por hacerse con el comercio del oro de Guinea. Este comercio se llevaba a cabo a través d…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …