Ir al contenido principal

EL MOTÍN DEL VAPOR ROSAIRE.



Entre finales del siglo XIX y principios del XX,  el transporte de jornaleros rifeños y guelayenses hasta Argelia, se convirtió en un lucrativo  negocio para las navieras, principalmente francesas, que  operaban tocando el puerto de Melilla y del que ha escrito Francisco Saro en un interesante artículo de su blog: .http://franciscosarogandarillasmispagin.blogspot.com.es/2011/09/rifenos-en-melilla-la-emigracion.html
 Por mi parte me centraré en un grave suceso ocurrido en julio 1886  en uno de los vapores que cubría dicho tráfico, el Rosaire, y que recoge El Correo Militar del 29 de ese mes y año. 

El Rosaire,  proveniente de Orán con 400 jornaleros marroquíes y  destino a Melilla, Alhucemas, Tánger y Larache, fondeó en la rada de Melilla el día 16 de julio con una avería en las máquinas que a juicio de su capitán,  Pagés, de la marina mercante francesa, le imposibilitaba a seguir el viaje programado. Ese día se desembarcaron a  los cerca de 200 pasajeros que venía para los alrededores de Melilla y Alhucemas, mientras que al resto se le ofreció la oportunidad de desembarcar a costa de la naviera en Melilla, a lo que había accedido el brigadier Macias, gobernador de la ciudad, y esperar allí a que el barco marchase a Orán a reparar y volviera a recogerlos para proseguir su ruta. Los pasajeros creyeron ver en todo esto un intento de estafa y organizaron un tumulto que degeneró en motín, haciéndose con el control del buque tras encerrar a la tripulación en una bodega y con la pretensión de obligar al capitán a levar anclas y continuar viaje. 



Pagés pudo comunicar  a las autoridades melillense lo que estaba ocurriendo y estas enviaron botes con marineros de la Compañía de Mar y soldados para hacerse con el Rosaire. Cuando el primero de los botes se acercaba al costado del vapor, los amotinados lo recibieron arrojándoles trozos del carbón piedra del utilizado como combustible de las calderas y llegó a sonar algún disparo de revolver que hirió a un par de soldados por lo que se respondió al fuego muriendo uno de los amotinados. Dispuesto el abordaje tuvo que suspenderse ante los ruegos del capitán Pagés que veía peligrar su vida y la de su tripulación si se llevaba este a cabo. 
 El vapor quedó rodeado por los botes armados españoles y se alistó una batería de la plaza para  hundirlo si los amotinados cumplían su amenaza de degollar a los tripulantes del barco.
  Las autoridades melillenses requirieron al bajá del campo marroquí para que enviara  un emisario a parlamentar con los amotinados. Este emisario pudo embarcar y convencer a parte del pasaje de la necesidad de abandonarlo para que fuera a reparar. Cuando estos pasajeros  iban a desembarcar  el resto de amotinados lo impidió por lo que se generó un tumulto en el barco que fue aprovechado por las tropas para abordarlo encabezadas por el coronel del 1º batallón del regimiento de Otumba, Enrique Rodríguez, que revolver en mano y seguido por sus hombres logró tomar el castillo de popa desde donde se dominaba la cubierta y ante la amenaza de abrir fuego desde allí contra los amotinados, estos se rindieron. 





Reducidos los amotinados, se procedió al desembarco del pasaje que quedadon a cargo del bajá marroquí salvo 14 de los cabecillas del motín que fueron encarcelados en Melilla.
 El día 19 llegó a la rada el vapor Espoir que tomó a bordo a los pasajeros del Rosaire llevándolos hacia el puerto de Tánger.

A pesar de los continuos roces que tenían con los melillenses, las cabilas fronterizas se sintieron traicionadas por las autoridades de la ciudad al ponerse estas de parte del capitán del Rosaire por lo que los más exaltados   quisieron aprovechar el suceso para declarar la guerra a la plaza pero no consiguieron su objetivo.







Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …