Ir al contenido principal

JÁBEGAS Y BOLICHES EN MELILLA.

Las jábega y el boliche, este de menos longitud, son  artes de arrastre desde la playa y fueron, junto con el sardinal, el principal arte utilizado por los primeros pescadores melillenses. La jábega consiste en un saco de red ancho y de unos 150 a 200 metros de longitud denominado copo que envolvía al pescado a la vez que rastreaba el fondo.  Este arte se calaba en sentido de la corriente utilizando una embarcación de remos que en origen tenía unas determinadas características y se llamaban también "jábegas" (que en Málaga todavía se conserva) y se cobraba a mano por numerosos pescadores y ayudantes ocasionales que utilizaban unos estrobos que amadrinaban al cabo del copo para tirar de él. Estos ayudantes solían obtener un rancho de pescado por su trabajo. En Melilla, en principio, los boliches se calaban desde la playa del Mantelete, playa que se fue formando al pie de las murallas de Melilla con las aportaciones de arena del río de Oro. Este trabajo tenía el riesgo de servir de blanco a los tiradores guelayenses. Gabriel de Morales escribe que el 22 de octubre de 1768 Alonso de Soto murió de un balazo recibido cuando calaba un boliche en la playa del Mantelete. 
 Una vez asegurado el control de la playa los Cárabos se empezó a utilizar dicha playa por los pescadores melillenses ocupando los lugares donde los pescadores guelayenses  habían calado sus redes anteriormente. 


PLAYA DE LOS CARABOS EN LA ACTUALIDAD. DESDE ESTA PLAYA SE CALABAN LAS JÁBEGAS Y BOLICHES.


En principio la especie más capturada por estos artes fue la sardina que era extraordinariamente abundante en la rada de Melilla, aunque siempre podía haber sorpresas como la "captura" de un viejo cañón de mediano calibre en un copo largado desde los Cárabos en enero de 1906.
En 1916 se trabajaba en las playas de Melilla con 8 jábegas y sus correspondientes embarcaciones auxiliares. En 1918 son 7, número que se mantienen hasta 1927. En 1930 solamente quedan dos jábegas en Melilla. Este descenso de las jábegas era debido a la falta de capturas desde la playa originadas tanto por los cambios en la fisonomía de la playa y corrientes marinas desde  la construcción del puerto y, posteriormente, el dique sur y la presión ejercida por otros artes más productivos y, también, más dañinos para el medio marino como el cerco con luz y el arrastre con barcos a vapor y motor que se estaban imponiendo en la flota pesquera melillense.
La pesca con jábega o boliche se mantuvo como algo residual hasta la década de 1960 en que todavía se calaba uno de estos artes en la playa de los Cárabos.




JÁBEGA VARADA EN LA PLAYA DEL PALO. MÁLAGA.


Perdida esta forma de pesca tradicional en Melilla, se mantuvo en la playa de la Mar Grande de la Bocana hasta la actualidad, aunque con adaptaciones a los nuevos tiempos como la utilización de viradores a motor para cobrar el copo.



ESQUEMA DE UNA JÁBEGA.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …