Ir al contenido principal

LA COMPAGNIE GENERALE TRANSATLANTIQUE Y MELILLA.



La ley de puerto franco tuvo el efecto colateral de dificultar el tráfico marítimo entre Melilla y el resto de España ya que para los buques españoles tocar puerto en Melilla significaba el equivalente a tocar puerto extranjero con lo que las posibles mercancías nacionales que transportara pasaban a considerarse extranjeras a efectos aduaneros. Esto hacía difícil el que se establecieran líneas de cabotaje nacional que unieran nuestra ciudad con otros puertos españoles lo que limitaba el tráfico a viajes directos a Melilla que encarecían el precio de los fletes haciéndolos prohibitivos en vapores de gran porte. El tráfico, por lo tanto, se limitaba a pequeños veleros como pailebotes, laudes o faluchos y al buque correo que unía la ciudad con Málaga que tenía una capacidad de carga limitada y subordinada a las necesidades de la guarnición. Incluso una gran naviera como era  la Transatlántica española solicitó y obtuvo del gobierno en 1891 el hacer escala en Melilla entre los puertos de Barcelona y Málaga en su línea de Barcelona a Mogador pero esta escala era considerada "facultativa"  lo que significaba que no era fija en la línea sino ocasional y a voluntad de la naviera.
Por el contrario, las navieras francesas y gibraltareñas que operaban en el Norte de África en  líneas de cabotaje internacional vieron en la  implantación del puerto franco en Melilla una oportunidad de ampliar sus negocios. 
La Compagnie Generale Transatlantique francesa operaba entre puertos franceses, argelinos, Málaga y Gibraltar y en la década de 1880 incluyó Melilla en su ruta. José Salama e hijos fueron los consignatarios de la Transatlantique en Melilla. Dado que ya navegaban entre puertos de diferentes naciones, teniendo que despachar en las diferentes aduanas, el tocar puerto en Melilla no les significaba nuevos trámites  o tasas aduaneras. 
Este hecho fue uno de los motivos de que la mayor parte de las mercancías con que se comerciaba en Melilla fueran de procedencia francesa o inglesa y que algunos de los pocos productos españoles que llegaban a Melilla, como el aceite de oliva, lo hiciera en buques franceses.





En 1893 tocaban Melilla dos líneas de vapores franceses. Una era mensual con escalas en Argel, Orán y Nemours(actual Ghazaouet) y otra quincenal que unía Argel con Gibraltar y Tanger tocando los puertos de Melilla y Málaga. Este tráfico mercante francés hizo que algún comerciante de esa nacionalidad se estableciera en la ciudad como Téophile Domerge.  
En su libro "Melilla Recuerdos de mi estancia (1902-1906)" Teodoro Fernández de Cuevas escribe que la mayor parte de los buques mercantes que arribaban a Melilla eran franceses pero esta situación iba a ir cambiando gracias a que se fue modificando la legislación en materia aduanera con respecto al puerto franco.
Por Real Decreto de 7 de marzo de 1907 se permitía que los buques nacionales despachados de cabotaje pudieran tocar en Ceuta y Melilla para verificar operaciones de carga y descarga tanto de mercancías que ya gozaban de franquicia arancelaria como las provenientes de Marruecos, quedando los mercancías franquiciadas en régimen de cabotaje y las marroquíes en régimen de importación. Serían los interventores del puerto franco los encargados de verificar el origen de las mercancías para determinar el régimen en que quedaban incluidas. Melilla empezó así a estar incluida en las líneas de cabotaje nacional, líneas que se vieron beneficiadas por subvenciones. En marzo de 1910, la Compañía de Vapores Correos de África  puso en marcha una línea que unía Marsella con Melilla haciendo escalas en Barcelona, Valencia y Málaga. 
Con la entrada en vigor de la Ley de Comunicaciones Marítimas en ese mismo año de 1910, nuestra ciudad quedó unida al resto de España por líneas de cabotaje nacional y, con el tiempo, navieras españolas como Tintoré o  Ibarra serían las encargadas de unir Melilla con Orán y Melilla con Marsella   tráficos estos que habían sido exclusivos de las compañías francesas.





Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …