Ir al contenido principal

LOS PRIMEROS ACUERDOS Y DESACUERDOS PESQUEROS CON MARRUECOS


La suspensión del actual acuerdo pesquero con Marruecos que ha dejado a decenas de barcos españoles en el paro, ha sido uno más de los múltiples vaivenes que se han registrado en la historia de las relaciones pesqueras entre España y Marruecos.
Los intereses pesqueros españoles en las aguas del norte de África, datan de la Edad Media cuando los pescadores de coral de la Corona de Aragón empezaron a arribar a estas costas. Posteriormente son los pescadores andaluces y canarios los que comienzan a faenar en  las aguas del  Cabo Bojador y con la ocupación de Melilla se intenta desarrollar la actividad pesquera en las ricas aguas que rodean la ciudad por lo que en la carta de población de Melilla dada por los Reyes Católicos en 1499 (citada en Los presidios españoles en el Norte de África en tiempos de los Reyes Católicos de R. Gutiérrez Cruz) se piden diez pescadores con barca o "xabeque" y redes y otros treinta, más modestos, que tuvieran "anzuelos e cordeles". Estos pescadores tendrían, además, que tripular las embarcaciones de servicio de la plaza.
El estado de guerra casi permanente con los habitantes de los alrededores de Melilla dieron al traste con este intento de potenciar la pesca en la ciudad.    



TRAIÑAS DE BENI ENZAR SALIENDO A LA MAR.


 El tratado de amistad y comercio de 1767 entre España y Marruecos estableció en su articulo nº 8 la necesidad de poseer una licencia para pescar en las inmediaciones de los puertos y en su artículo nº18 Marruecos cedía a España los derechos de pesca al norte de Santa Cruz, que se referirían a Santa Cruz de la Mar Pequeña que fue un asentamiento español establecido a finales del siglo XV en la costa marroquí frente a Lanzarote  y destruido a principios del XVI. Sin embargo, en la zona de Melilla los enfrentamientos entre embarcaciones españolas y de Guelaya siguieron sin tener en cuenta estos tratados internacionales. Para intentar evitar estos  incidentes y escaramuzas, se firmó un acuerdo entre es la cabila de Mazuza y el Brigadier Buceta, Gobernador de Melilla. En el acuerdo se estipulaba que los cárabos de dicha cabila podrían pescar de día y de noche a una distancia superior de un tiro de fusil de la plaza y a una distancia segura de las embarcaciones melillenses. A cambio pagarían un duro al mes por cárabo y se encargarían de abastecer la ciudad. A mediados del siglo XIX existía un asentamiento guelayense en la zona de la playa de los Cárabos denominado en los planos de la época "Casa de la Marina" que pudo ser vivienda de pescadores.
Tras la guerra hispano-marroquí de 1859, se firmó un acuerdo comercial entre ambas potencias que recogía  disposiciones en el ámbito de la pesca.
En su artículo 57 se establecía que: "Los súbditos españoles ya sean habitantes de la Península, Isla Canarias y Baleares o posesiones de S.M. Católica en el continente africano, tendrán derecho a pescar en las costas del imperio marroquí".
En el artículo 58 se decía: "Los buques españoles que se dediquen a la pesca en las costas marroquíes deberán llevar un permiso de las autoridades marítimas de España; el cual podrán exhibir si fuese necesario a las Autoridades de Marruecos en el punto más inmediato al sitio en que intenten hacer la pesca."
Por último en el artículo 60 se permitía la pesca del coral en todo el litoral marroquí pagando la correspondiente licencia. Las costas cercanas al Peñón de Vélez tenían fama por su coral.
Con todo, estos acuerdos no sirvieron para potenciar la pesca en Melilla donde según el censo de 1874 sólo existían cinco vecinos dedicados a profesiones marineras de los cuales únicamente dos, Joaquín Pernías Fernández y Miguel Scotto Mas se señalaban como pescadores. Hubo que esperar a los inicios del siglo XX para que despegara el sector pesquero melillense.



PATRULLERO MARROQUÍ EN EL PUERTO DE BENI ENZAR

Comentarios

  1. Do you have more pictures about the Armada Marroqui arround the spanich city of Mellila ?

    ResponderEliminar
  2. In this blog in the link "LA PROBLEMÁTICA FRONTERA MARÍTIMA DE MELILLA".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …