Ir al contenido principal

EL INCENDIO DEL CASTILLO JARANDILLA: ACCIDENTE O EL MAYOR FRAUDE DE LA MELILLA DE LOS AÑOS CUARENTA.


En la noche del 28 de junio de 1944 se produjo el incendio del buque Castillo Jarandilla que transportaba un cargamento de bidones de gasolina en lo que la memoria popular melillense considera el mayor fraude atribuido al, por aquel entonces, todopoderoso alcalde franquista de Melilla Rafael Álvarez Claro.

El Castillo Jarandilla era un buque de 53,24 metros de eslora; 8, 62 de manga y 4,57 de puntal, arqueo bruto 643 Tm y neto 277 Tm. Este barco fue fletado por el partido comunista francés para apoyar al gobierno de la República en la Guerra Civil y en los días finales de la misma fue capturado por la marina franquista. Pasó a la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante que gestionaba estos buques incautados, aunque en el momento de su incendio estaba fletado por una consignataria vinculada a Rafael Álvarez Claro y mandado por el capitán Zacarías Lecumberri, un hombre de la confianza de Álvarez Claro que tomó notoriedad al principio de la Guerra Civil al conseguir arribar a Melilla con el  vapor Teresa, cuyo armador era Álvarez Claro, esquivando el bloqueo de los buques  gubernamentales. (Para más información sobre el Castillo Jarandilla recomiendo el blog VIDA MARÍTIMA: http://vidamaritima.com/2009/04/la-perdida-del-castillo-jarandilla/.).





El Castillo Jarandilla partió de Santa Cruz de Tenerife el día 20 de junio de 1944 cargado con bidones de gasolina de la refinería de esa ciudad. Según información del diario "Falange" de Las Palmas de Gran Canaria, el buque tocaría puerto en Tanger, Ceuta, Río Martín, Villa Sanjurjo y Melilla. Llegado a nuestra ciudad atracó en el llamado Muelle Prolongación que posteriormente se denominó Nordeste II de la dársena, hoy desaparecida, Nordeste II. Pasadas las 12 de la noche del 28 de junio, se inició el incendio en el barco donde se encontraban el piloto, un maquinista, un marinero y un camarero que pudieron salir a tiempo del mismo antes de que el fuego cobrara  fuerza. El incendio, incontrolado, se propagó a las mercancías almacenadas en el muelle que quedaron destruidas. Entre estas había más de 2000 cajas de azúcar, 44000 ladrillos, fardos de papel y tejidos, bultos de muebles y 1600 bidones de gasolina vacíos. El Telegrama del Rif, en su escueta crónica de los hechos, hace referencia a las "frecuentes explosiones ocasionadas al alcanzar el terrible fuego a los bidones de gasolina que se hallaban a bordo". Las personas con las que he hablado que recuerdan el caso, hacen todas referencias a dichas explosiones como lo más espectacular del incendio.   
Dado que no se podía sofocar el mismo, se decidió hundir el buque siendo los hombres de la Compañía de Mar de Melilla los encargados de desatracarlo y remolcarlo al lugar donde fue hundido a cañonazos por el guardacostas Laya, haciendo desaparecer, a la vez, cualquier vestigio del origen del incendio.

EL ANTECEDENTE DEL CASTILLO VALLDEMOSA.

El 16 de septiembre de 1943 se incendió en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque Castillo de Valldemosa que cargaba 1200 bidones de gasolina con destino a Melilla. A su popa en el muelle estaba atracado el Castillo Jarandilla cargando también bidones de gasolina por lo que tuvo que picar amarras y abandonar el puerto para no verse envuelto en el incendio. La carga del Valldemosa estaba asegurada en 500.000 pesetas de la época.
(Sobre la pérdida del Castillo Valldemosa recomiendo el Blog "ESCOBEN" http://escoben.blogspot.com/2004/08/perdida-del-valldemosa.html).


ACCIDENTE O FRAUDE.


Rafael Álvarez Claro, alcalde franquista de Melilla y empresario con múltiples intereses, tenía fama de corrupto entre las clases populares melillenses que, en esos tiempos de terrible represión, hacían públicas sus denuncias sobre las supuestas actividades delictivas del alcalde mediante una cancioncilla llamada "Los tres rafaeles" dedicada a Álvarez Claro, Rafael García Valiño, comandante general de Melilla y supuesto cómplice del alcalde, y a un socio del mismo también llamado Rafael.
Bajo este clima, el incendio del Castillo Jarandilla se vio como un fraude más de los atribuidos a Álvarez Claro y se decía por la ciudad que la gasolina del buque se había descargado anteriormente y vendido, provocándose el incendio para cobrar el seguro por la misma que debería rondar las 500.000 pesetas en las que se aseguró la carga del Valldemosa. El diario Falange al tratar sobre el Jarandilla decía que "tanto el buque como el combustible que transportaba se hallaba asegurado".  




En la escueta noticia del Telegrama del Rif sobre el incendio no se menciona nada sobre las posibles causas del mismo, como tampoco se dice nada de esto en el Memoria del Puerto de Melilla del año 1944 aunque si se menciona el incidente y las pérdidas producidas por el mismo.
Por otro lado, la gasolina es altamente inflamable y una pérdida o derrame de uno de los bidones y los gases acumulados en las bodegas pudieron producir el incendio por electricidad estática o alguna chispa accidental. La existencia de gran número de barriles vacíos en el muelle pudieron servir para alimentar la sospecha de la descarga fraudulenta del barco o, igualmente, pudieron servir para camuflar la descarga fraudulenta del mismo.
En cualquier caso, el opresivo régimen impuesto en la ciudad y los abusos cometidos por los franquistas melillenses, hacían creíble la realización de un posible fraude de esta magnitud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …