Ir al contenido principal

MELILLA Y LOS PRESIDIOS MENORES EN EL DERROTERO DE VICENTE TOFIÑO. 1787

Un derrotero es un libro donde se recogen descripciones  y  datos sobre las costas, corrientes dominantes, vientos, puertos y todo lo que puede ser útil para un marino que tenga que navegar por dicha  zona. A finales del siglo XVIII, la Armada Española se centra en la tarea de redactar derroteros de todas las costas de España y sus posesiones, siendo el brigadier Vicente Tofiño San Miguel el encargado de llevar a buen puerto este proyecto.
Entre 1783 y 1784 se redactó el Derrotero de las costas de España en el Mediterráneo y su correspondiente de África que fue publicado en 1787. De este interesante derrotero vamos a entresacar  algunos datos sobre los fondeaderos y radas del Peñón de Vélez de la Gomera, Alhucemas y Melilla.


EL PEÑÓN DE VÉLEZ DESDE EL MAR.


El Peñón de Vélez lo sitúa Tofiño en referencia a la cercana cala Iris: " Como al E 1/4 NE 6 millas de Cala Iris está el Presidio del Peñón de Velez de la Gomera". Vemos que para marcar los rumbos y demoras utiliza el sistema cuadrantal de la rosa de los vientos. En cuanto a sus posibilidades como puerto nos dice: "con abrigo para embarcaciones menores, amarradas en 4 entre la isla nombrada de San Antonio y el continente cuyo canal es de 104 brazas fondo limpio de 1 1/2 gasta 3 1/2."  Hasta los años de 1930 el Peñón estuvo separado de tierra firme por un canal que acabó cegándose y creando un tómbolo. Tofiño nos habla que los navíos pueden también fondear en la cala oeste del peñón pero solamente en caso de necesidad, explicando una serie de maniobras para llegar al punto de fondeo según el viento reinante y aconsejando dar aviso mediante un cañonazo al Peñón para que enviaran lanchas que remolcaran el navío. En cuanto al amarre en 4 se refería a amarrar las embarcaciones con los dos anclas por proa y dos coderas por popa a tierra.




LA ISLA DE ALHUCEMAS.



De Alhucemas nos dice que al sur de la isla está: "el fondeadero de las embarcaciones de la correspondencia y trato con España en donde también con buenos tiempos suelen fondear los Xabeques del Rey por 3 1/2 a 4 brazas". Este fondeadero tenía el defecto de quedar expuesto al fuego rifeño, igual que el canal o freu del Peñón. Sobre la bahía nos dice: "El fondo de la Bahía abierta es arena, la mayor parte cascajo, y lama suelta en superficie, y un pie más baxo es lama dura, y así se puede estar por toda ella fondeado con los vientos de tierra; pero con los de fuera no se puede aguantar la crecida mar que hay en toda su mucha extensión".

También dedica Tofiño unas líneas a cala Tramontana por ser la única con resguardo del levante en la costa del cabo Tres Forcas: " Tiene abrigo del viento E para embarcaciones medianas, fondeando entre las dos puntas que la forman por 12 brazas arena; y nada menos pues de ellas para tierra es piedra".



VISTA DE MELILLA. MEDIADOS DEL SIGLO XIX.


Por último llegamos a Melilla. De la pobre disponibilidad de su puerto nos dice Tofiño: "El Puerto está al S de la Plaza y sólo puede servir para xabequitos y galeotas. Las embarcaciones grandes fondean al E del Presidio a distancia de media legua a una, y desde 20 brazas hasta 35 brazas, siempre prontos para dar vela al primer indicio de levante".  El Levante ha sido el mayor peligro de la rada de Melilla y del que ya avisó Cristobal Colón cuando se planeaba la conquista de nuestra ciudad. En cuanto al fondeadero de las embarcaciones de gran porte y teniendo en cuanta que Tofiño usaba leguas de tres millas, estaba aconsejando fondear entre 1,5  y 3 millas de Melilla la Vieja, distancia considerable si había que cubrirla en una lancha de remos. El pequeño puerto de Melilla también quedaba bajo el fuego de los guelayenses por lo que si se daba el caso había que emplear, aunque de esto no habla Tofiño, el desembarcadero de la Puerta del Socorro  que estaba situado bajo el actual faro y que si quedaba a cubierto de los fuegos enemigos. Sobre este varadero publiqué un artículo en mi blog  AL SUR DE ALBORÁN.
http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=5461019984334649030#editor/target=post;postID=1331335087182886652

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …