Ir al contenido principal

MALLORCA, MELILLA Y EL COLMADO DE LA MALLORQUINA.

A pesar de las cerca de 380 millas de mar abierto que las separa, Melilla y Mallorca han tenido épocas de contactos mercantiles que empiezan en la Edad Media con el viaje del mallorquín Otger Boter a Melilla y Cazaza en 1316 y que volvemos a encontrar a mediados del siglo XIX cuando se establece un tráfico entre ambos puertos de pequeñas embarcaciones que transportan géneros de consumo, entre los que destacan las bebidas alcohólicas, que venían a complementar las raciones que se despachaban en Melilla y proporcionar algunos lujos que aliviaran las penurias de los melillenses de aquellos años.





VISTA DE MELILLA A MEDIADOS DEL SIGLO XIX


Joaquín de Martitegui era un militar que estuvo destinado en Melilla a mediados del siglo XIX y que nos dejó una descripción de la misma que fue apareciendo por entregas en el diario madrileño La España a lo largo de los últimos meses de 1857.

En uno de estos artículos y al hablarnos del abastecimiento de la ciudad hace la siguiente referencia al tema del comercio con Mallorca: También hay el recurso de los barcos mallorquines y de la costa de Andalucia en cuyos cargamentos de vino, aguardiente, jabón y bacalao suelen interpolar algunos comestibles, dulces en conservas, frutas, verduras y sobre todo melones que los llevan en abundancia en su tiempo de la costa de levante.

Estos artículos se despachaban en comercios y colmados particulares conocidos como "taquillas" con precios que, según Martitegui, eran exhorbitantes.



LAUD FONDEADO EN EL PUERTO DE MELILLA


Las embarcaciones que hacían este tráfico entre Mallorca y Melilla eran principalmente laudes.
El laud era una embarcación de pequeño porte con un mastil con vela latina y, en el caso de los mayores, podían aparejar una pequeña mesana. Un laud de unas 15 toneladas de arqueo tenía una eslora de unos 14 metros.
En la información portuaria de la prensa balear de la época, encontramos referencias a este tráfico con Melilla. En diciembre de 1839 ya tenemos la reseña de un viaje a Melilla. El laud San José de 9 toneladas, mandado por el patrón Rafael Coras y una tripulación de 5 marineros salió de Palma hacia Melilla con carga de 4 botas de vino y otras 4 de aguardiente. En mayo de 1840 tenemos el laud Beata Catalina de 5 toneladas, patrón Bartolomé Massat con vino y varios géneros. Julio de 1846, laud Victoria 21 toneladas, Patrón Sebastián Mellis, con 5 pasajeros y cargamento de jabón y otros efectos.En enero de 1848 repite el laud Victoria, Patrón Jaime Massot, tripulación 5 marineros y carga de vino y un pasajero. En Junio de 1848, vuelve el Victoria con el mismo patrón y carga de vino, aguardiente, jabón, queso y otros géneros. El laud San José de 11,5 toneladas, patrón Damián Rebasa con 4 marineros, un pasajero y carga de aguardiente hizo el viaje en junio de 1849 y, por último, citaremos al laud Dolores de 35 toneladas, patrón Tomas Bosch que hizo el viaje con una carga de leña. Estos barcos solían volver a Palma desde Melilla en lastre.
El nexo que uniría comercialmente Melilla y Mallorca que, en principio, por las distancia que las separa no sería muy viable, pudiera estar en la existencia en Melilla de una "taquilla" propiedad de una mujer conocida como "la Mallorquina". Esta Mallorquina era la esposa de un presidiario que al cumplir condena decidió establecerse en Melilla. En el comercio de esta mujer también compraban los guelayenses de las cercanías y, según escribe Martutegui, algún que otro cañoneo de la ciudad por los fronterizos pudo surgir de alguna disputa entre guelayenses y la Mallorquina por cuestiones comerciales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …