Ir al contenido principal

LAS EMBARCACIONES DE LA MELILLA MEDIEVAL

El auge experimentado por Melila, nombre con el que era conocido Melilla en la época musulmana, durante la Alta Edad Media, estuvo vinculado al control que las flotas andalusíes mantuvieron sobre el Mar de Alborán y el Mediterráneo Occidental. Este dominio del mar de Alborán posibilitó que Almería se convirtiera en uno de los principales puertos del Mediterráneo, lugar donde confluían mercancías y gentes venidas de todo los rincones de este mar. Dada la cercanía de Melilla con Almería, el esplendor melillense tuvo que estar relacionado con el esplendor almeriense de esa misma época. Asímismo, la decadencia de Malila se inicia con la caida del Califato de Córdoba y la ocupación castellana de Almería (1147-1157). Años más tarde Malila es tomada y saqueada por los Almohades con lo que se selló definitivamente su decandencia.


Estando este periodo de esplendor de Malila ligado al mar y al comercio, no se han hecho muchos estudios sobre las embarcaciones utilizadas en esta época, de ahí que vamos a dar algunas nociones de como fueron aquellas embarcaciones que arriban a Malila.


LAS EMBARCACIONES ANDALUSÍES.


Para conocer las embarcaciones utilizadas por los marinos andalusíes hay que recurrir a la arqueología submarina ya que no se conservan planos ni imágenes de dichas naves de ahí que los datos que se conocen sobre sus formas y metodos de construcción proceden principalmente del estudios de pecios de esa época.
De naves identificadas como andalusíes tenemos dos pecios de gran importancia localizadas en la Costa Azul francesa y datados del siglo X, siglo en que Melila fue ocupada por los ejércitos omeyas cordobeses.
El primero de estos pecios es el de Agay. Este pecio correspondería a una nave de unos 25 metros de eslora y 4 de manga que transportaba un cargamento de lingotes de bronce, calderos de cobre y jarrones de cerámica califal.
El pecio de Bateguier correspondería a una nave que transportaba un cargamento de cerámica califal compuesto de jarras, marmitas y cántaros. Se ha descubierto una porción del casco de 11,5 metros de largo y 4,3 de ancho.
Ambas embarcaciones se construyeron por el método de "esqueleto primero" que consistía en empezar colocando la quilla y cuadernas y clavar posteriormente la tablazón del forro del casco. Estas tablas se colocaban borde con borde y se posteriormente se calafateaban los bordes con estopa y pez. En la antigüedad se ensamblaba el casco y luego se reforzaba con cuadernas. Los casco de ambas naves son de fondo plano y los investigadores que los han estudiado destacan sus similitudes con el pecio de Serçe Limani (costa sur de Anatolia).
El pecio de Serçe Limani ha sido estudiado por el Institute of Nautical Archeology and Texas A&M University. Correspondería a una embarcación bizantina cargada con cerámicas y piezas de vidrio de origen sirio. Los restos del casco que se han conservado han permitido hacerse una idea de la forma y porte del buque. Este tendría unos 15 metros de eslora y 5,3 de manga con un arqueo de unas 30 teneladas. Aparejaría dos palos con velas latinas y timones laterales siguiendo la tradición mediterránea. Tendría una cubierta. Se considera que esta embarcación sería un versión bizantina del tipo de embarcación conocida por los árabes como qarib. Otros terminos utilazados por los árabes para designar buques eran "falukah" que dió origen al español faluca y "zawraq" del que derivó zabra que designaba un tipo de embarcación de dos palos utilizada en el Cantábrico. Estas embarcaciones eran de porte pequeño o mediano pero los andalusíes también utilizaron grandes naos de una o dos cubiertas y dos o tres palos con velas latinas con las que navegaban hasta Alejandría.
En aguas españolas también encontramos pecios de naves similares a las utilizadas por andalusíes o norteafricanos ya que el continuo contacto tanto pacífico como militar entre ambas orillas del Mediterráneo hizo que los tipos de embarcaciones utilizadas por unos y otros fueran bastante parecidos. En cala Culip, Girona, se encontró un pecio denominado Culip VI datado a principios del siglo XIV y estudiado por el Centre d´Arqueologia Subaquatica de Catalunya. El pecio correspondería a una nave de unos 16 metros de eslora, 4,7 metros de manga y 1,94 metros de puntal de bodega para un arqueo de unas 40 toneladas. Aparejaría dos palos con velas latinas, timones laterales y una única cubierta con, posiblemente, un tambucho a popa que diera paso a una zona de alojamiento bajo cubierta para la tripulación o algún posible pasajero. Transportaba un cargamento de cerámica norteafricana.
Otro tipo de nave de pequeño o mediano porte utilizado en el Mediterráneo para transporte de mercancias eran los leños. Sus cascos eran de formas llenas y una única cubierta, aunque también existían leños sin cubierta. Aparejaba uno o dos mástiles con velas latinas y remos como propulsión auxiliar. Eran una especie de pequeñas galeras mercantes. Se utilizaban normalmente en el tráfico de cabotajes.



LA FALUCA DE ALMERÍA.


Como evento cultural en el marco de las celebración de los Juegos Mediterráneos del año 2005 en Almería, se proyectó, a iniciativa del Ayuntamiento de esa ciudad, un intento de réplica de una nave andalusí del periodo de esplendor de Almería. La nave se construyó en las astilleros Hernández y Zapata de Almería en base a las indicaciones de Luis Coín, profesor de la Facultad de Náutica de Cádiz e historiador naval. La embarcación recibió el nombre de Almeriya y nos puede dar una idea aproximada del aspecto y porte de las embarcaciones andalusíes que dominaron el Mediterráneo en los siglos X, XI y XII.



LA FALUCA DE ALMERÍA




La embarcación se construyó con maderas de iroko, pino y eucalipto. Sus dimensiones son: eslora 18,5 metros; manga 5,68 y puntal 2,25 metro. Dispone de una cubierta y dos pequeños pañoles tillados a proa y popa. Se le dotó tanto de espadillas para hacer de timones laterales,  sistema de gobierno de  las embarcaciones de la época, como de timón de codaste. Disponía de un mástil de 18 metros de altura donde aparejaba una entena de 27 metros con vela latina. Aparte de la vela latina contaba con tres remos por banda como propulsión auxiliar, pero las veces que se ha trasladado por mar lo hizo a remolque. Mientras que se celebraron los Juegos Mediterráneos estuvo expuesta en una glorieta al final de la rambla Federico García Lorca y, posteriormente, se atracó en el Club de Mar. Durante un tiempo se convirtió en un pequeño pero interesante museo marítimo con la colocación en su bodega de paneles explicativos, piezas de la época y reproducciones de portulanos e instrumentos de navegación.
Tras una temporada de abandono en el Club de Mar, acabó siendo colocada en una rotonda cerca del auditorium Maestro Padilla. Triste final para este proyecto de recuperación de la historia marítima de Almería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VAPOR GANDÍA Y EL DESEMBARCO EN AFRAU. ENERO 1921.

La Marina Mercante española en general y, especialmente, Trasmediterránea desde que  asumió  las comunicaciones marítimas entre la Península y las ciudades españolas del Norte de África,  tuvo una importante participación en las Campañas de Marruecos  tanto transportando hombres,pertrechos y equipos desde la Península a Melilla o Ceuta, como formando parte de las fuerzas navales en los diferentes desembarcos en territorio marroquí que se realizaron durante estas campañas, desde el de la Restinga en 1908 al de Alhucemas en 1925.  En este artículo, nos ocuparemos de la participación del Gandía en el desembarco efectuado en la playa de Sidi el Hassain para ocupar punta Afrau y establecer allí una posición fortificada. El vapor Gandía era un pequeño buque de 50 metros de eslora y 6 manga construido en Inglaterra en 1869 como un yate de nombre de Hellen.  Tras pasar por diversas navieras y transformaciones, acabó comprado por Trasmediterránea en 1918 que lo rebautizó como Gandía y lo puso…

LA ODISEA DEL FALUCHO SAN JOSÉ: DE MÁLAGA A MELILLA PASANDO POR ORAN.

A mediados del siglo XIX, las comunicaciones marítimas entre Melilla y Málaga se mantenían mediante los faluchos correos. Los faluchos eran un tipo de embarcación típicamente mediterránea de porte mediano y que arbolaban un mastil central con vela latina, una mesana latina y bauprés para aparejar un foque.

Según cronicas de la época, estos faluchos solían estar a la carga en Málaga y aprovechaban los vientos de poniente para hacer su viaje a Melilla. Esta espera de vientos favorables no permitía mantener un servicio regular entre ambos puertos, pero los patrones y marineros que tripulaban estos buques no dudaban en aprovechar la más mínima oportunidad para cumplir con el servicio asignado, aunque a veces el tiempo les gastara tan malas pasadas como la ocurrida al falucho San Jose en marzo de 1853.

En el diario La Esperanza del 22 de abril de 1853 se publicó una carta fechada en Melilla el 11 de abril en la que se relataba esta verdadera odisea sufrida enmedio de un fuerte temporal de p…

EL PRIMER VIAJE DEL ANTONIO LAZARO Y EL VICENTE PUCHOL.

Los buques correo Antonio Lázaro y Vicente Puchol  fueron compañeros de fatigas de los primeros años de vida de nuestra antigua estación marítima que ahora nos quieren derribar. La entrada en servicio de estos buques en las líneas marítimas que unen Melilla con Málaga y Almería marcó un antes y un después del transporte marítimo de nuestra ciudad en unos años en que el puerto de Melilla empezó a figurar entre los primeros de España en cuanto al tráfico de pasajeros.
EL TELEGRAMA DE MELILLA DEL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1968
El Antonio Lázaro fue diseñado como buque mixto de carga y pasaje y construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante. Su botadura se realizó el 13 de enero de 1968 y se pensaba que sería el primero de una serie de cuatro buques que no llegó a llevarse a cabo. Su eslora era de 106,43 metros, manga de 16,3 metros, puntal de 7,19 metros. Calado máximo de 5 metros. Desplazamiento de 4729 toneladas y peso muerto de 1881 toneladas. Disponía de espacios de carga a proa …